Préstamo Personal o Hipotecario ¿Cuál me conviene más?

Préstamo Personal o Hipotecario
Índice

    Si pensamos comprar un inmueble, es necesario conocer las diferentes formas de adquirirlo, bien sea a través de un préstamo personal o hipotecario. Cada uno tiene características que los diferencian, por lo tanto, será necesario escoger la opción que mejor se adapte a lo que buscamos.

    Siendo está una decisión difícil de tomar, en este artículo te enseñaremos todo lo que tienes que saber acerca de cada uno de ellos. 

    Adquirir un Préstamo Personal

    Este crédito se caracteriza por el préstamo de una cantidad de dinero limitado que hace el banco a un individuo. Estos se realizan con la condición de que sea devuelto en un número de plazos determinados con una tasa de interés fija. 

    Si por algún motivo el beneficiario no puede pagar la totalidad de las cuotas, el banco tendrá el derecho de promover el embargo. Tomando así sus bienes presentes y futuros como modo de pago. 

    En general, este tipo de préstamos no se utilizan para la compra de inmuebles. Suelen solicitarse si se quiere adquirir un vehículo, emprender o ampliar un negocio, financiar estudios, entre otros. Debido a que no se aprueban por montos muy altos. 

    Para optar por un préstamo personal es necesario acudir a una entidad bancaria y solicitar los requisitos para iniciar el proceso. Estos son sencillos, únicamente se debe pedir la financiación y firmar el contrato. Luego de hacerlo y ser aprobado, podremos recibir el dinero en nuestra cuenta. 

    Sin embargo, si sobrepasa los 30.000 € los documentos deben ser firmados ante un notariado y asumir los costes del arancel, es decir, el 0,3% del importe que solicitemos.

    Solicitar un Crédito Hipotecario

    Un préstamo hipotecario es aquel qué se emplea para comprar un inmueble cuando no se puede abarcar la totalidad del costo de la misma. En estos casos el banco adelantará el dinero faltante bajo algunas condiciones como el pago del mismo con una tasa de interés establecida. 

    A diferencia de un crédito personal, el aval de esta hipoteca serán los bienes presentes y futuros del beneficiario. Esto quiere decir que si no se pueden pagar las cuotas establecidas, el banco tendrá derecho a quedarse o vender el inmueble.

    En cuanto a las hipotecas, se debe tener en cuenta que tienen un interés más bajo que los créditos personales, así como también un plazo de devolución mayor. En cuanto a los trámites, estos tienden a ser más rigurosos. 

    Por otro lado, será inevitable contar con un aproximado del 30% del valor de la vivienda. Esto para cubrir los gastos que la entidad no financie. Si no se cuenta con esta parte del dinero, es posible que no haya posibilidad de que el banco conceda la hipoteca.

    Obtener un Préstamo Personal con Garantía Hipotecaria

    Por otra parte, existen los créditos personales e hipoteca qué pueden solicitar al mismo tiempo. Este lleva por nombre Préstamo Personal con Garantía Hipotecaria, el cual se usa para adquirir un bien que no sea una vivienda. 

    Sin embargo, el beneficiario responderá con un inmueble de su propiedad que debe estar pagado como mínimo en un 80% en caso de que no pueda cumplir con las cuotas. Los plazos de este crédito suelen ser mayores que los anteriores, además se puede optar por una cantidad de dinero superior a los demás. 

    ¿Cuál es la mejor opción?

    Si tienes pensado adquirir una vivienda y no sabes sí pedir un crédito personal o una hipoteca, ten en cuenta que ambos pueden servirte. Una hipoteca se emplea para que el beneficiario tenga la opción de adquirir un inmueble bajo ciertas condiciones. Esta tendrá una tasa de interés menor y un plazo de devolución mayor que un préstamo personal.

    También puedes pedir un crédito personal para comprar una casa. Estos suelen solicitarse cuando el monto es bajo. Aunque es necesario tomar en cuenta que los pagos mensuales serán más altos y tendrán un plazo de devolución de menor tiempo. 

    Para que el banco pueda prestarte una gran cantidad de dinero tendrás que pasar algunas condiciones que la entidad estudiará. Un ejemplo de esto son tus ingresos y estabilidad laboral para así decidir si podrás realizar los pagos sin ningún problema.

    Relacionado

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Subir

    Utilizamos cookies propias y de terceros. Mas información